hacer un cv desde 0 toma nota
Contenido del CV

¿Quieres aprender a hacer un CV desde cero? Toma nota

¿Nunca habías elaborado un currículum? Lo cierto es que es complicado enfrentarte a un papel en blanco. ¡Hoy es tu día de suerte! Existen muchos recursos que ayudan a hacer el currículum a aquellos principiantes que quieren buscar empleo o incluso cambiarlo.

De hecho, existen plantillas descargables para un CV original. Con unos pocos trucos, destacará entre el resto de los candidatos. Además, conseguirás que la persona que lo lea quede bastante impresionada. Pongámonos en situación: te presentas como candidato a un puesto relacionado con tu carrera. Como no tienes experiencia, hay que destacar alguna cualidad o algún apartado. ¿Qué puedes hacer entonces? Sigue leyendo para averiguar más sobre cómo redactar un currículum desde cero.

Cómo escribir un currículum si es mi primer empleo

En esta ocasión, se resumirán los aspectos más relevantes que deberías incluir en tu currículum. Recurre a plantillas personalizadas para el currículum. Encontrarás diferentes formatos de CV que se adaptarán a tus necesidades. ¡Son muy útiles! Una de ellas podría ser la plantilla del currículum Hexa con un formato moderno y diferente.

Los apartados que pueden dar forma a un buen currículum para principiantes son:

  • Información personal y datos de contacto: en este apartado, se incluirán el nombre y los apellidos, la dirección, el teléfono y una dirección de correo electrónico. También se recomienda incluir las cuentas de redes sociales como LinkedIn o Twitter, pero solo si es de uso profesional.
  • Formación académica: es preferible ordenar esta información en orden cronológico inverso. Así, los estudios más recientes serán los que encabecen tu apartado. Podría considerarse uno de los apartados más básicos del currículum. Cuando un candidato no tiene experiencia destacable, debe resaltar de alguna manera sus logros académicos para que resulte más atractivo. Es importante que cada información figure en epígrafes distintos. Se incluirán el nombre del curso, grado o máster, la fecha de realización, la institución…
  • Experiencia profesional: en este punto, debes incluir cualquier trabajo, remunerado o no. Conviene especificar el tiempo realizado (jornada completa o parcial) y el tipo de contrato (temporal o indefinido). Al igual que en la formación académica, se recomienda emplear un orden cronológico inverso. Además, especifica las fechas, la duración, el nombre de la empresa, el nombre del puesto ejercido y las funciones realizadas. Señalar qué logros has conseguido podría abrirte más puertas a otros trabajos.
  • Nivel de idiomas: aquí, debes mostrar el idioma o los idiomas que estudias o has estudiado, así como el grado de dominio. Se suele estructurar en comprensión lectora, comprensión oral y redacción.

Otros datos interesantes que puedes incorporar al CV

Estos apartados que conocerás a continuación también se deberían incluir, aunque sea de menor relevancia:

  • Competencias: con este apartado los empleadores conocerán tu perfil personal. Por ello, tus habilidades deberían ajustarse a las labores requeridas para el empleo seleccionado. Se aconseja incluir las habilidades teóricas y prácticas y todos los conocimientos tecnológicos y técnicos.
  • La carta de presentación es otro dato que puedes incorporar. No es estrictamente obligatoria, pero al adjuntar la carta de presentación al CV la persona que te contrate te conocerá más a fondo. También sabrá cuáles son tus motivaciones para trabajar en su empresa.

Al margen de estos apartados, puedes añadir también estancias en el extranjero, aficiones u otros datos adicionales. Conviene introducir estas añadiduras siempre y cuando resulten significativas para el puesto solicitado. Por ejemplo, muchos estudiantes suelen añadir formación complementaria en su currículum: cursos, congresos, conferencias, seminarios…

Errores comunes que debes evitar en tu primer CV

Si hay algo que debes evitar a toda costa son las faltas de ortografía. Cada vez existen más casos de seleccionadores que leen currículums con errores ortográficos. Esto denota una falta de profesionalidad importante y, por esa razón, se descartan muchos candidatos.

Otro error habitual es incluir demasiada información. Elaborar cuatro o cinco páginas de currículum no significa que vaya a ser mejor.

Ahora que conoces las bases para redactar tu currículum, ponlas en práctica. No olvides las plantillas, serán tus grandes aliadas. ¡Suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *