Incluir la formación en el CV

El de la formación es un apartado de máxima importancia al hacer un currículum. Pocos aspectos captan antes la atención de un reclutador que la formación académica que posees. ¿Estabas pensando si debías dedicar tu tiempo a redactar adecuadamente esta sección? Ya tienes la respuesta.

Por formación se entiende tanto los estudios principales como aquellos estudios complementarios que puedas haber realizado, y no debes descuidar la redacción de estos últimos, ya que pueden ser la guinda del pastel cuando un técnico de recursos humanos valora tu formación académica en conjunto.

Un problema habitual llega cuando un candidato a un puesto de trabajo debe indicar en su CV la formación académica que posee, pero ésta no ha finalizado aún. Si es tu caso y aún no has terminado tus estudios no te preocupes: puedes redactar igualmente un fantástico currículum vitae que te abra las puertas del mundo laboral, pero debes saber cómo se hace en estos casos.

Por eso vamos a explicarte cómo debes plasmar de forma correcta y atractiva tu formación en el currículum que estás redactando. Con nuestros consejos, tu apartado de formación tendrá muchas más posibilidades de captar la atención de tus reclutadores, de forma que tengas la ansiada entrevista de trabajo cada vez más cerca.

Cómo indicar tu formación académica en el currículum

Para responder a esta cuestión debemos considerar varios frentes.

Por un lado, en qué posición vas a colocar tus estudios. Normalmente la formación académica se inserta o bien justo después de los datos personales y antes de la experiencia profesional, o bien después de ésta. La posición exacta que ocupe va a depender en gran medida de tu historial profesional y académico.

Lo más recomendable si cuentas con una larga trayectoria profesional es que coloques ésta después de los datos personales y la formación a continuación, como tercer apartado (datos personales/ experiencia laboral/ formación).

En cambio, si no dispones de mucha experiencia laboral lo mejor será que indiques antes tu formación académica y que dejes la experiencia profesional en tercer lugar (datos personales/ formación/ experiencia laboral).

Por otro lado, tenemos la pregunta de qué fórmula utilizar para reflejar la formación académica. La más recomendable es aquella en la que indicamos la titulación, el centro de estudios y el año de inicio y de finalización; de este modo: Graduado/a en Comunicación Audiovisual. Universidad de Valencia. 2014-2018.

Este mismo formato es válido para indicar tu formación en bachillerato, por ejemplo (un poco más abajo veremos en qué casos debes reflejar esta última). En aquellos casos en que se deba indicar de ESO, algo de lo que hablaremos enseguida, no es necesario mencionar el centro de estudios donde los cursaste.

Teniendo esto claro, podemos centrarnos ya en el contenido de la sección. ¿Qué información debes incluir exactamente en el apartado de formación y en qué orden?

Periodos de formación

smolaw || Shutterstock

Como es posible que cuentes con varias formaciones distintas e incluso con más de una diplomatura, licenciatura o grado, el orden aconsejado para reflejarlas es de más reciente -la que más interés tiene de cara al proceso de selección- a más antigua.

También puedes indicar en primer lugar aquella o aquellas formaciones que más relación tienen con el puesto que deseas, pasando a ordenar de forma cronológica tus otros estudios. Por supuesto, aquella formación que no tenga relación alguna con el puesto quedará excluida de tu CV, ya que ocupa espacio y no aporta nada relevante a los reclutadores, dando además la sensación de que está ahí de relleno.

En la línea de lo anterior, si dispones de una titulación concreta no es necesario que indiques las titulaciones más básicas que sirvieron de peldaño para llegar a esta última. Por ejemplo, si tienes un título de graduado universitario o de formación profesional no incluyas tu título previo de bachillerato, puesto que lo más relevante es tu formación superior.

Piensa que lo importante es que el reclutador sepa qué estudios te hacen apto para desempeñar el puesto, por lo que dejar constancia de toda tu trayectoria académica es innecesario.

Otra cosa es que estés cursando unos estudios de graduado universitario en el momento de redactar tu currículum, en cuyo caso sí debes indicar tus estudios de bachillerato, al igual que si solo posees el título de ESO, donde indicarás además que tienes el Graduado Escolar y el año en que lo obtuviste.

Estudios no finalizados en tu CV

¿Qué ocurre si te ves en la tesitura de redactar tu currículum sin tener tus estudios finalizados? La respuesta es sencilla: puede que dispongas de un buen número de conocimientos y recursos gracias al título que estás cursando, pero se entiende que no están al completo, al menos no como si ya te hubieras titulado.

Esta situación es peculiar y debes aprender a reflejarla adecuadamente en tu CV, puesto que el hecho de incluir unos estudios a medias puede ser más ventajoso para ti que no indicar nada al respecto, siempre que lo expreses de la forma idónea. Veamos cómo hacerlo.

Lo más importante es saber diferenciar entre aquellos estudios incompletos que deben figurar en tu currículum de los que no deben aparecer. Tenemos dos tipos de formación incompleta: los estudios en curso y los estudios sin finalizar. Los estudios en curso son aquellos que estás realizando actualmente. Suponen una información valiosa para el reclutador porque le indica que te estás en pleno proceso de formación, algo que siempre es bien valorado por las empresas hoy en día.

Los estudios en curso, por tanto, deben figurar en tu currículum vitae. Por su parte, los estudios sin finalizar son aquella formación que empezaste una vez y que nunca has terminado. Como ya habrás imaginado, la formación sin finalizar no debe aparecer en tu CV, puesto que puede transmitir falta de compromiso y de esfuerzo por tu parte.

Ahora bien, ¿cómo se incluye la formación en curso en el currículum? Es muy sencillo: tan solo debes indicar la denominación de los estudios que cursas actualmente y el centro de estudios si son superiores. Seguidamente escribe algo como «cursando», «cursando actualmente» o «formación en curso».

Además, puedes indicar en qué fecha aproximada estimas que finalizarás estos estudios, lo que les ayudará a hacerse una idea de tus progresos y dedicación a los mismos, y de paso reforzará tu imagen de persona organizada y orientada a alcanzar unas metas concretas y definidas, algo que valorarán muy bien.

También es buena idea que indiques el curso en el que te encuentras si tus estudios están organizados de esa manera, en especial si te encuentras en los últimos cursos.

Etapa de estudiante

Nestor Rizhniak || Shutterstock

Es muy habitual estar cursando dos estudios al mismo tiempo. En este caso ordenaremos esta formación por orden cronológico, indicando en primer lugar aquél curso o carrera que hayas empezado más recientemente y siguiendo el formato que hemos comentado, que incluye el estado actual de estos estudios: «en curso».

Un consejo: no ocupes espacio explicando en cada uno de los estudios en curso la razón por la que aún no los has terminado. Eso es algo que surgirá en la entrevista personal y que tendrás la oportunidad de explicar detalladamente. Además, una fecha de inicio reciente para unos determinados estudios puede indicar que por su duración no pueden haberse finalizado aún, por lo que explicarlo no tiene relevancia.

Por otra parte, si ya posees una trayectoria profesional amplia y en la entrevista te preguntan por qué hace poco empezaste unos estudios en concreto, es una buena oportunidad de transmitir tu motivación para no dejar de formarte y seguir creciendo profesionalmente.

La formación complementaria en el currículum

Al lado de tus estudios principales, la formación complementaria puede parecer de segundo orden en un CV, pero nada más lejos de la realidad. Esta formación adicional puede sumar enteros a tu currículum, ya que transmite una información muy valiosa sobre ti: eres una persona proactiva también en la formación, puesto que has seguido formándote y especializándote en tu sector laboral, y no todos los candidatos a un puesto de empleo pueden decir lo mismo.

Pero, ¿vale añadir cualquier tipo de formación adicional? En Shop CV no nos vamos a cansar de repetirlo: solo si está relacionada con el puesto al que te presentas o puede aportarte valor frente a otros candidatos. Porque si te empeñas en completar esta sección con formación adicional irrelevante para el reclutador, tu CV estará más y más cerca de terminar en la papelera.

La formación adicional comprende actividades de distintas duraciones, como jornadas, seminarios, congresos, foros, cursos presenciales y online, etc. Para incluirlos en tu CV sigue la fórmula que te hemos indicado al hablar de la formación académica, añadiendo las fechas de inicio y de finalización, cuántas horas han durado estos estudios y el centro que ha impartido la formación, ordenando los diferentes eventos formativos del más cercano al más lejano en el tiempo.

En cuanto a los idiomas, muchas veces se incluyen en este apartado de formación adicional, pero si tu nivel es avanzado en una determinada lengua deberías indicarlo en un apartado en exclusiva, dejando constancia de los cursos realizados para alcanzar dicho nivel y los centros donde se impartieron y su duración, especialmente si has realizado estancias en el extranjero que te han permitido perfeccionar este idioma, dato que no puedes pasar por alto.

Dominar una lengua

Wokandapix || Pixabay

Lo más recomendable para indicar tu nivel de dominio de un idioma es usar la clasificación del Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas (MCER).

Y no te olvides de reseñar solo formación adicional acreditable mediante el certificado que la institución formativa expida a tal efecto. En muchas empresas te pedirán estas certificaciones en la entrevista personal, y no quedaría muy bien que no pudieras aportarlas. Algunos reclutadores podrían pensar que has hinchado tu currículum deliberadamente.

Cuando estés cursando una formación de este tipo en el momento de elaborar tu currículum, incluya del mismo modo que con la formación académica en curso siempre que, como hemos dicho, aporte valor añadido a tu formación relacionada con la vacante que la empresa desea cubrir.

Consejos para añadir tu formación en el CV

Llegados a este punto, es momento de recopilar las pautas más importantes que hemos ido viendo, así como de presentar algún consejo adicional muy útil para añadir la formación a tu currículum:

  • El consejo estrella: incluye solo formación relevante para el puesto al que presentas tu candidatura. El resto de formaciones no tienen cabida y obstaculizan tus posibilidades de que el CV tenga éxito. Por muy interesantes que te resulten unos estudios que realizaste, elimínalos si no guardan relación con la oferta.
  • Ordena tu formación académica en función de su adecuación al puesto. Si tu formación más reciente es la más acorde al puesto sigue el orden cronológico para hablar de ella; si la más directamente relacionada con él es una formación anterior podría ser más adecuado indicar ésta en primer lugar.
  • Los estudios en curso, si están relacionados y aportan valor al perfil buscado, deben estar reflejados en el currículum indicando que es formación en curso. Esto transmitirá un doble mensaje: dentro de poco estarás aún mejor preparado, y tu motivación por seguir formándote y creciendo profesionalmente es alta. Esto suele gustar a las empresas.
  • El currículum debe ser claro y conciso. Si consideras que una determinada formación merece una explicación adicional utiliza para ello la carta de presentación. En ella podrás explicar tus motivaciones a la hora de cursar unos determinados estudios, las habilidades y competencias que has adquirido gracias a esa formación, por qué decidiste formarte en un centro formativo en concreto, etc.
  • Si has estudiado en el extranjero indícalo junto a la formación que recibiste. Este dato es muy valioso para los empleadores, puesto que habla de tu iniciativa para seguir aprendiendo fuera de tu país. Seguro que te ha servido para adquirir nuevas habilidades y posiblemente has perfeccionado un idioma extranjero, lo que no está nada mal.

 

Ahora que ya tienes claro cómo debes indicar la formación en tu currículum vitae, utiliza nuestras plantillas de currículum para que toda la información relativa a la formación académica y adicional quede reflejada con el mismo formato y de manera uniforme en tu CV.