Poner un fondo al currículum
Diseñar el CV

¿Poner fondo en el currículum mejora tu formato?

Nos hacemos muchas preguntas durante todo el proceso de creación, redacción y diseño de nuestro currículum: qué información incluir, cómo estructurarla, qué fotografía insertar en el CV, incluso qué tipo de letra utilizar. Pero lo que casi nunca nos planteamos es si es adecuado o no ponerle fondo al currículum.

Si decidimos descargar alguna plantilla de currículum vitae como las que hay en ShopCV podemos dejar las cosas como están. No hace falta que nos compliquemos demasiado y podemos mantener el fondo que viene por defecto en estos modelos, ya que es un diseño profesional y de eficacia comprobada. En cambio, si estamos creando nuestro currículum desde cero, la tendencia es también no hacer nada al respecto. Es decir, dejar el fondo en blanco.

Pero, ¿seguro que así estamos haciendo lo mejor para convertir nuestro currículum en una herramienta eficaz para encontrar empleo? Son cada vez más los expertos que afirman que cualquier manera de diferenciar nuestro currículum frente al resto nos acercará un poco más al éxito laboral. Pero no todos opinan lo mismo.

A continuación, te ofrecemos los pros y los contras de poner fondo en el currículum cuando lo diseñas tú mismo, para que decidas qué es lo mejor en tu caso.

Las ventajas de poner fondo en el currículum

Por un lado, lo que ya hemos comentado: es un factor diferenciador. Todavía no son demasiadas las personas que se animan a incluir en su currículum este elemento de formato en el CV, así que, si cambias el fondo, lo más probable es que, al menos estéticamente, tu currículum destaque frente al resto.

No olvides que el fondo es un elemento creativo, y como tal puede decir mucho de ti. Por lo tanto, también es una vía para mostrar estas y otras cualidades profesionales con las que cuentes, si optas por diseñar el CV tú mismo.

Por otro lado, un fondo puede ayudarte a organizar la información de una forma más armoniosa. Imagina, por ejemplo, poder poner tus datos personales sobre un determinado fondo, y el resto de la información con otro formato diferente. O poder diferenciar las distintas experiencias profesionales, agrupadas por sectores profesionales, gracias al diseño del fondo de tu currículum.

Y, por último, otra de las ventajas que tiene poner fondo al currículum es que permite destacar la información que más te interese. Bastará con colocarla sobre la parte del fondo más llamativa para que la mirada del reclutador se dirija a ese punto en primer lugar.

Los contras de un currículum con fondo

En oposición a todo lo anterior, hay quien sostiene que, ante la duda, lo mejor es optar por un fondo blanco en nuestro currículum. El motivo es que, de lo contrario, podemos correr algunos riesgos.

En primer lugar, si la creatividad se nos va un poco de las manos, es posible que el fondo de nuestro currículum termine siendo demasiado estridente. O, peor aún, que resulte inapropiado para nuestro sector profesional. No queremos decir que la creatividad esté reñida con algunas profesionales en concreto, pero sí es cierto que muchas empresas no la ven con buenos ojos si se usa en exceso.

Por otro lado, es posible que, si no pensamos bien cuál será el mejor fondo que dará vida a nuestro currículum, escojamos uno que reste a nuestro formato en lugar de sumar. Al fin y al cabo, debes pensar que lo más importante de un currículum es su contenido, y nada de lo que añadas después debería quitarle importancia.

Por último, antes de decidir si vas a ponerle fondo a tu currículum, ¿por qué no pruebas a hacer diferentes versiones? Imprime una o dos con fondo (sí, los reclutadores imprimen los currículums si de verdad les interesan) y otra con el fondo en blanco. Así, comprobarás cuál es la mejor opción en tu caso particular, y en función del contenido de tu currículum.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *