Consigue la mejor foto para tu CV
Diseñar el CV

Cómo conseguir la foto perfecta para un currículum ganador

En muchos países no es costumbre, pero en España es bastante habitual incluir la foto en el currículum. De hecho, en nuestro país a un currículum sin foto parece que le falta algo. Incluso puede que algunos reclutadores piensen al verlo que no te interesa mostrar tu aspecto si no incluyes una foto, algo que no te beneficia.

Así pues, si vas redactar un flamante currículum usando una de nuestras plantillas de currículum personalizables te interesa incluir una estupenda fotografía tuya en la que dejes entrever tu buena actitud y disposición en el trabajo. Pero no puede tratarse de cualquier foto, ya que una que no cumpla los requisitos adecuados puede echar por la borda todo el esfuerzo y tiempo invertidos en redactar tu currículum.

Por eso, vamos a conocer qué tipo de foto debes evitar poner en tu hoja de vida laboral y te daremos unos cuantos consejos para que tu fotografía predisponga al reclutador a leer tu currículum con interés.

Fotografías que debes evitar en tu currículum

Aunque parezca increíble, esta situación es bastante frecuente: alguien termina de redactar su currículum. Ha invertido varias horas en recopilar la información necesaria sobre su historial formativo y laboral, en seleccionar los datos más acordes con la oferta de empleo y en presentarlos de la manera más atractiva posible… y pone la primera foto que suya que encuentra coronando el que hasta ese momento era un currículum vitae fabuloso.

No hagas tú lo mismo. Cuando llegues a la fase de escoger tu foto acuérdate de esa pobre alma descarriada que lo echó todo a perder e invierte un poquito más de tiempo en añadir la guinda perfecta a tu CV.

Estos son los tipos de foto que no has de incluir en tu currículum:

  • La foto de la orla. Olvídala. En tu orla queda muy bien, pero aparecer en tu currículum con toga y quizá un birrete solo puede significar dos cosas: o te acabas de graduar y además descuidas la imagen profesional que das a la gente o tienes años de experiencia e inexplicablemente no te has molestado en cuidar la imagen que das a los demás apareciendo como un recién graduado. Es difícil saber qué opción es peor.
  • Tu foto en una fiesta. Con esta fotografía conseguirás dos cosas: 1) que los reclutadores piensen que podrías ser el alma de la fiesta en la cena de empresa y 2) que esa cena sea en cualquier empresa menos en la suya.
  • Una fotografía antigua. A veces un currículum con estilo vintage puede quedar muy bien, pero si tu foto muestra a un adolescente con acné puede que los reclutadores se pregunten por qué demonios las cámaras actuales te odian a muerte.
  • Una foto con gesto poco natural. ¿Incómodo en el fotomatón? Una sonrisa forzada asustará a tus reclutadores: nadie quiere contratar a Norman Bates.
  • Una fotografía con cara de pocos amigos. ¿Crees que Terminator trabaja bien en equipo? ¡Sonríe, por favor!

Consejos para incluir la foto perfecta en tu currículum

Bien. Ha llegado el momento de conseguir una foto estupenda que cautive a tus reclutadores. En combinación con nuestros packs de plantillas para el currículum de última generación estarás más cerca de lograr la ansiada entrevista personal.

No se trata de parecer modelo de fotografía, sino de conseguir un retrato natural, fresco y actual, en el que tu imagen transmita una actitud positiva hacia el trabajo. Lo conseguirás siguiendo estos pasos:

  • Usa una fotografía actual. Aunque no lo creas, el paso de los años se nota en las fotografías aunque éstas sean de un formato tan neutro como el del fotomatón: tu vestimenta, peinado, complementos como las gafas e incluso el filtro que es tendencia en estas máquinas según el momento en que te haces la foto dicen mucho de cuándo te la hiciste, por no hablar de que puede que se note que tú ya eres más mayor si finalmente te llaman a entrevista, y no causa buena impresión que hayas usado una foto antigua.
  • Posa con un fondo neutro. Procura evitar una pared de ladrillo, un fondo de paisaje o uno en el que aparezca gente detrás. Lo más adecuado es que tu fondo sea blanco y que no deslumbre, para que la vista de quien vea la foto se centre exclusivamente en ti.
  • Cuida tu vestimenta y estética antes de hacerte la foto. Péinate bien y escoge la ropa que mejor te siente. Y no te encorves al hacerte la foto, pero tampoco estés en tensión.
  • Sonríe, pero sé natural. Si lo necesitas, en lugar de ir a un fotomatón acude a un fotógrafo que converse contigo y pueda hacerte sonreír justo antes de fotografiarte.

Haznos caso y verás como tu fotografía es la bandera perfecta para este currículum que tanto te has trabajado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *