Redactar un currículum de estudiante

El principal escollo con el que se encuentra un estudiante cuando va a buscar trabajo por primera vez es, precisamente, que aún no dispone de experiencia profesional que poder destacar en su currículum. Puede parecer un obstáculo difícil de salvar, pero nada más lejos de la realidad. Al fin y al cabo, todos  conseguimos en algún momento nuestro primer trabajo, ¿verdad?

El currículum de estudiante, a primera vista, no difiere mucho del currículum de alguien con experiencia, aunque sí poseen diferencias. Lo importante es que resulte tan profesional como cualquier otro, y para ello veremos una serie de consejos encaminados a que la falta de experiencia en el currículum no sea un problema para ti.

El primer consejo es que cuides su aspecto. Descarga una de nuestras plantillas de currículum personalizables y el apartado visual lo tendrás cubierto.

La siguiente recomendación es que centres la atención del reclutador en tu potencial y no en tu falta de experiencia. ¿No sabes cómo hacerlo? No te preocupes, enseguida te lo explicamos.

¿Hacer un currículum de estudiante sin experiencia?

Redactar un currículum cuando no se dispone de experiencia profesional es todo un reto, pero ayuda el hecho de pensar que en un currículum la experiencia profesional no lo es todo. Piensa en lo que has hecho a lo largo de tu años de formación: probablemente has realizado prácticas en alguna organización, prácticas de voluntariado, participado en algún proyecto de la facultad o en una asociación… Incluso puede que hayas trabajado en empleos de verano que, sin estar directamente relacionados con el puesto que aspiras a conseguir, te hayan permitido aprender una serie de conocimientos y aplicar varias competencias muy valiosas para la empresa en la que te interesa trabajar.

Pues bien, todo eso puedes incluirlo en tu currículum de la forma adecuada, para que los reclutadores comprueben que eres una persona con grandes aptitudes y habilidades que ofrecer a su empresa.

A continuación veremos cómo se hace.

Pasos para hacer un currículum de estudiante

En un currículum con experiencia es fundamental cuidar tanto la forma como el fondo, y en el currículum de estudiante no se puede hacer menos. Vamos a ver los pasos para redactar un buen currículum de estudiante cuidando tanto la forma como el contenido:

Formato de un CV de estudiante

Como hemos comentado al hablar del formato del currículum, la elección de una forma u otra de presentar el contenido del currículum debe tomarse teniendo en cuenta diferentes factores: la experiencia profesional que se posee, la estabilidad de la misma, la formación, etc.

En el caso de un candidato sin demasiada experiencia tal vez los formatos más adecuados serían el funcional o el de competencias, ya que nos permiten evitar el formato cronológico que evidencia la falta de experiencia estable en el tiempo. No obstante, cuando se trata de un estudiante, la falta de experiencia se da por sentada, así que el apartado de experiencia profesional en el currículum se sustituye por las actividades de voluntariado, prácticas, becas, actividades extracurriculares, etc., por lo que sí puedes usar un formato cronológico si lo deseas. Eso sí, asegúrate de que con estas actividades consigues cubrir un espacio de tiempo relativamente estable y sin grandes huecos, o no tendría mucho sentido que usaras el formato cronológico.

Si prefieres usar un formato distinto al cronológico, entonces el currículum por competencias podría ser una buena elección que te da la posibilidad de destacar tus habilidades y competencias útiles para el puesto al que te postulas.

Por otra parte, nunca está de más recordar que un currículum no debe tener ninguna falta de ortografía ni de gramática, del mismo modo que debe cuidar un buen formato de sus elementos visuales: encabezados, uso coherente de negritas a lo largo del texto, epígrafes, etc. Piensa en tu currículum como si fuese un trabajo académico: debes cuidar al máximo su presentación -tanto como su contenido- para lograr la máxima nota.

Las mejores plantillas de CV para estudiantes

Qué información debe contener el CV de estudiante

El esquema es el mismo que el de un currículum básico, con la excepción que comentábamos antes: en lugar de una experiencia profesional específica de tus estudios que aún no posees, el currículum de estudiante incluye todas aquellas actividades en las que has podido desarrollar una serie de aptitudes y destrezas que te serán muy útiles en tu carrera laboral.

Por lo tanto, además de tu historial formativo y tus destrezas debes incluir toda aquellas experiencias y actividades en las que hayas adquirido conocimientos y desarrollado habilidades que la empresa valorará como idóneas para el puesto que necesita cubrir. Por lo tanto, en tu currículum de estudiante no pueden faltar:

  • Formación. Incluye tanto la académica como la complementaria: cursos, talleres, seminarios, etc.
  • Habilidades y competencias. Piensa en cuáles posees y si están relacionadas con la empresa y el puesto de tu interés, ponlas en tu CV.
  • Experiencia. Titula así el apartado, aunque en él incluirás realmente las actividades de las que hablamos: extracurriculares, voluntariados, participación en jornadas, etc.
  • Información adicional. Incluye aquí el resto de actividades y experiencias que darán buena cuenta del valor que puedes aportar a la empresa: deportes que realizas (¿eres capitán de un equipo gracias a tus dotes de liderazgo?), proyectos personales o en asociaciones, etc.
  • Reconocimientos. Si te han dado un premio por alguna actividad relacionada con tu perfil, este el espacio ideal para indicarlo. Describe cómo desarrollaste la actividad que te llevó a recibir tal reconocimiento.

La carta de presentación de un currículum de estudiante

Tal y como sucede con un currículum sin experiencia, es muy recomendable que junto con tu currículum de estudiante entregues una carta de presentación, porque es el soporte perfecto para explicar a la empresa por qué eres el candidato ideal para el puesto pese a tu escasa o nula experiencia profesional.

A diferencia del apartado «Objetivo profesional» del CV, en el que debes ceñirte a unas pocas líneas, en la carta de presentación dispones de varios párrafos para que el reclutador entienda por qué te interesa trabajar en su empresa y qué es lo que quieres aportar con tu trabajo en ella.

Te recomendamos que repases la información que te ofrecemos en nuestra sección sobre la carta de presentación para guiarte a la hora de redactar la tuya, y que visites las plantillas de currículum con carta de presentación que tenemos disponible para que tu currículum y carta de presentación vayan a juego.

Ahora llega el momento de que redactes un exitoso currículum de estudiante para superar el primer filtro de la selección y que consigas esa ansiada entrevista con la que empezar por fin tu carrera profesional.