Modelo de CV Europass
Tipos de CV

¿Por qué el currículum Europass no gusta en todas las empresas?

Redactar un buen currículum vitae es una cuestión muy importante, especialmente para los que se encuentran en búsqueda activa de empleo. Sin alterar el contenido de fondo, redactar tu currículum de forma elegante, ordenada, concisa y, sobre todo, adaptada al tipo de puesto y de empresa al que aspiras puede ayudarte mucho a colocarte por delante de otros candidatos en las preferencias del reclutador.

Sin embargo, hay muchos modelos de currículum, y siempre podemos tener la duda de cuál conviene utilizar. En este sentido, uno de los modelos existentes es el Europass, que bastantes candidatos creen que es un modelo de currículum aceptado y válido en cualquier país europeo. Pero la realidad es que no se ha impuesto como modelo generalmente aceptado.

Es cierto que es el utilizado por los candidatos a organismos de la Unión Europea o de ámbito internacional, pero para el mercado laboral local y el sector privado en España no es el más indicado, porque se prefieren modelos adaptados a nuestra costumbre.

¿Qué es el currículum Europass?

El currículum Europass fue creado en el año 2002 como consecuencia de la iniciativa Europass de la Unión Europea, para la mejora de la transparencia en los tipos de cualificaciones y para facilitar la movilidad de los ciudadanos dentro del espacio común. En realidad, es una forma de combatir, por parte de las instituciones europeas, la dificultad de valorar de manera uniforme la formación y las habilidades de los ciudadanos cuando se desplazan de un país a otro.

El currículum Europass se convierte así en una referencia para toda la Unión Europea, y permite que el candidato pueda mostrar la información sobre su experiencia profesional y su formación académica, y también sobre el conocimiento de idiomas y otras capacidades o competencias personales, al margen de la formación académica o profesional.

La respuesta que los distintos empleadores han tenido frente a este modelo durante los años transcurridos ha sido muy diversa. De forma al parecer mayoritaria, a las empresas del sector privado no les gusta mucho este formato por diversas causas.

Los aspectos del currículum Europass que no convencen

En primer lugar, se considera demasiado largo y engorroso a la hora de confeccionarlo. De hecho, tiene una estructura que no permite aprovechar al máximo el espacio disponible, al tener una especie de columna a la izquierda dedicada a separar los epígrafes funcionales del currículum. Este diseño tiene el problema de que tiende a beneficiar a los candidatos con menos experiencia, porque acaba ocupando mucho espacio y parece que tiene más. Y si el candidato tiene mucha experiencia profesional el Europass ocupará muchas páginas, con el riesgo de que no lleguen a leerlo los reclutadores.

En segundo lugar, este modelo obliga a concretar totalmente las fechas exactas de cada periodo dentro de cada epígrafe (experiencia profesional, formación, etc.), por lo que puede poner en evidencia los períodos de tiempo sin ninguna actividad.

Por último, bastantes profesionales estiman que el Europass dedica demasiados ítems a lo que podríamos llamar “competencias de apoyo”, pero sin un criterio de referencia común, por lo que acaba siendo una lista interminable de méritos poco creíbles.

Todo esto no quiere decir que el currículum Europass no sirva para nada, ya que a pesar de sus defectos se usa con frecuencia, sobre todo en los organismos públicos, universidades y empresas o centros de formación, que disponen de más tiempo para sus procesos de selección y trabajan con candidatos de diversos países. Por esta razón, es bueno tener siempre preparados modelos diversos de currículum, para poder utilizar el que resulte más adecuado para cada tipo de puesto o entidad a la que desees presentar tu candidatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *